El negocio de los bienes raíces, como cualquier mercado, es un negocio en constante cambio. La economía local, y mundial, puede tener un efecto a largo plazo que cambia las tendencias en forma relevante, de manera que aquellos agentes que se encuentran en dicho negocio deben estar siempre al tanto de dichos cambios, para asegurarse de contar con la información más actualizada sobre estas tendencias. Entre los cambios más comunes, se encuentran especialmente aquellos relacionados con los impuestos, hipotecas, la disponibilidad de los bienes, o el deterioro del valor, o devaluación, de las propiedades, así como la capacidad de la población para adquirir los bienes.

Algunas consideraciones

Cabe destacar, sin embargo, que estos cambios en el valor de las propiedades no son necesariamente de reducción: en muchos casos, las propiedades ganan más valor. Debido en gran parte a la falta de control sobre la variación de la plusvalía de un bien inmueble, es necesario tener ciertas consideraciones y monitorear las tendencias en el negocio de manera cuidadosa y frecuente.

Un importante cambio en la dinámica del negocio de los bienes raíces que ha afectado frecuentemente las tendencias ha sido la competencia entre compañías inmobiliarias, el número de agentes y la presión de éstos por obtener mejores comisiones: https://santisteban.files.wordpress.com/2011/08/compensacic3b3n-e-incentivos-de-la-fuerza-de-ventas.pdf https://santisteban.files.wordpress.com/2011/08/compensacic3b3n-e-incentivos-de-la-fuerza-de-ventas.pdf por su trabajo.

De manera similar, las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías han cambiado también las dinámicas con las que los agentes trabajan, facilitando y agilizando muchos de los procesos de las transacciones, desde localizar potenciales compradores, realizar citas para mostrar las propiedades, la comparación de diversas propiedades sin tener que poner pie en el terreno, hasta las realizaciones de pagos y envío de documentos. La tecnología, además, también ha contribuido con la competencia, con la aparición de páginas de Internet y aplicaciones móviles especializados en bienes raíces lo cual, a su vez, ha llegado a cambiar las leyes y regulaciones de sus procesos.