Algunos de los factores que afectan las tendencias inmobiliarias son los servicios, los impuestos, las instituciones educativas, el índice de desempleo, la economía local e índice de criminalidad, pues la falta o abundancia de éstos puede disuadir a un comprador potencial de buscar propiedades en otra área, lo cual lleva a una reducción del valor de las propiedades en el área.

Sin embargo, uno de los factores que ha generado un gran cambio en las tendencias y la forma de negociar con inmuebles es el Internet. Cada vez más y más áreas han sido alcanzadas y revolucionadas con el Internet. Desde el uso de mapas y GPS hasta las compras en línea, una gran cantidad de negocios tienen hoy en día su versión de Internet.

Internet y los inmuebles

Gracias al Internet y las aplicaciones para dispositivos móviles, no sólo es posible realizas visitas virtuales a diferentes áreas en la ciudad, también es posible realizar reuniones por video, o realizar citas y enviar documentos por medio del correo electrónico. De esta manera, es posible navegar por las diversas opciones sin moverse de casa, reservando esa visita física para aquellas propiedades que hayan logrado capturar la atención, descartando el resto.

En años recientes, la posibilidad de realizar un pedido por Internet en lugar de ir directamente a la tienda se ha vuelto más y más común; hoy día es posible ver el menú de un restaurante y encargar comida sin moverse de casa, sin pisar jamás el restaurante; acceder a Mummys Gold español y tener toda la diversión de un casino regular sin moverse ni un centímetro; realizar un curso por medio de la computadora aún cuando la escuela se encuentra en otra ciudad.

De manera similar, las diversas aplicaciones especializadas en inmobiliarias han revolucionado de los bienes raíces, y no se encuentran cerca de detenerse, por lo que se espera un aumento aún mayor en los años por venir.