Generalmente se consideran como bienes raíces o bienes inmuebles a aquellos bienes tangibles que incluyen el suelo, así como los edificios construidos en él, recursos naturales, y objetos que están unidos a éste, y que no se pueden separar o trasladar sin dañar las partes que le componen. En algunos países es posible, además de la compra-venta de los inmuebles, comprar acciones de propiedad o cédulas hipotecarias como una forma de inversión.

Las diferentes transacciones como la renta, venta o compra de inmuebles, suelen estar sujetos a leyes y regulaciones en diversos niveles, como lo es, por ejemplo, regulaciones locales sobre el tipo de construcciones permitidas, además de impuestos relacionados con la posesión, modificación, así como el incremento de valor de las propiedades con el paso del tiempo.

Tipos de Bienes Inmuebles

Existe una gran diversidad en la forma de clasificar los tipos de bienes inmuebles. De acuerdo al tipo de uso del inmueble, pueden ser clasificados a grandes rasgos de la siguiente forma:

A. Tierras. Generalmente de uso agrícola. Incluye lotes vacantes, ranchos, granjas, entre otros tipos de tierras.

B. Civil. Destinado a uso residencial. Incluye casas de diversos tipos.

C. Comercial. Como su nombre indica, son propiedades para uso comercial. Incluye oficinas, tiendas y otros establecimientos comerciales.

D. Industrial. Edificios de uso industrial y para manufactura. Incluye almacenes, fábricas, bodegas, minas, entre otros.

En las siguientes secciones se puede encontrar más información sobre estos bienes inmuebles, los agentes encargados de realizar compra-ventas de éstos, así como el negocio inmobiliario en general.